21 febrero 2010

Podremos medir la eficacia de los medicamentos


El pasado mes de enero de 2010 la empresa biotecnológica Proteus Biomedical firmó un acuerdo mundial en exclusiva para colaborar con la farmacéutica suiza Novartis con el fin de desarrollar y comercializar una serie de productos que incorporen un sistema de seguimiento de la eficacia y seguridad de los medicamentos.

El director global de Comunicación del laboratorio con sede central en Basilea, Eric Althoff, pese al hermetismo, ya que se trata de un proyecto aún en desarrollo, desvela algunas de las claves de este nuevo «invento» que promete revolucionar no sólo la concepción actual de los ensayos clínicos de los futuros medicamentos, sino también la adherencia de los pacientes a las terapias farmacológicas prescritas por los médicos.

-¿Podría contarnos en qué consiste el proyecto «Raisin»?

-Consiste en una novedosa tecnología basada en sensores. El sistema «Raisin» es un mecanismo innovador que se puede emplear de forma paralela o conjunta a los medicamentos prescritos por el médico. De esta forma, se intenta dar un paso más en la mejora de la adherencia de los pacientes de cara a sus tratamientos clínicos.

-¿Cuáles son las líneas principales de investigación de su laboratorio en este área?

-Buscamos la creación de productos farmacéuticos que incorporen el tipo de tecnologías que nos ofrece la empresa biotecnológica Proteus en el campo de los trasplantes de órganos. Además, Novartis también tiene ciertos derechos en exclusiva para emplearlos también en los campos de las especialidades de oncología y cardiovascular.

-En realidad, ¿en qué consiste este nuevo «invento»?

-La tecnología de «Raisin» sirve para medir el potencial de los fármacos y así poder mejorar los resultados en los pacientes. Se trata de una pastilla que se ingiere (IEM, por sus siglas en inglés), que en realidad es un microprocesador biocompatible autopropulsado minúsculo en el cual puede incorporarse o integrarse al medicamento. Es decir, los mismos fármacos que tomamos medirán su eficacia.

-¿Cuál es su misión?

-Una vez que se ingiere el medicamento, se activa el microprocesador integrado. Esta nueva tecnología permite la obtención de cierta información biométrica del paciente, así como la confirmación y la sincronización de la dosificación del fármaco administrado.

-¿Cómo desarrolla estas capacidades «Raisin»?

-Una señal es enviada a un receptor que puede ser integrado en un dispositivo discreto (por ejemplo, un parche dérmico con sensores). La información de este elemento se remite a un transmisor, tal como un artefacto móvil (por ejemplo, un teléfono móvil), que a su vez transmite la información a un servidor o a una base de datos que puede revisar el médico y así confirmar el correcto empleo de la medicación.

-Una vez hayan confirmado la eficacia de este sistema, ¿qué esperan conseguir con ello?

-Esta tecnología posee el potencial para mejorar la adherencia y la conformidad de los pacientes al tratamiento, un factor clave en la mejora de resultados a largo plazo.

-Resulta un «invento» muy atractivo tanto para la comunidad médico-científica como para los pacientes, ¿es el primero en este tipo de género?

-Éste es el único mecanismo que confirma que un paciente ha tomado correctamente la medicación. El interés que a nosotros nos muestra reside en la naturaleza única de la tecnología: conocer y confirmar la dosis y el funcionamiento de la misma. Este instrumento terapéutico, junto a otras medidas fisiológicas en tiempo real, ayudará a dar un gran impulso en pro de la salud del paciente, ya que nos hallaremos ante un mejor contexto de trabajo para el facultativo y permitirá un mejor manejo de la enfermedad.

-¿Cómo lo han planteado esto desde la farmacéutica?

-La estrategia de Novartis busca proporcionar las soluciones del cuidado médico que tratan necesidades de desarrollo de pacientes y de la sociedad. La autorización de la tecnología basada en sensores y la integración con los productos farmacéuticos de Novartis proporcionará una oportunidad única de mejorar la adherencia del paciente y los resultados de los tratamientos. Además, sirve para controlar costes del cuidado médico, lo que beneficia a las aseguradoras.

-¿Cree que esta clase de píldoras inteligentes se utilizará de forma generalizada a corto y medio plazo en la medicina actual?

-Como un producto o dispositivo ya aprobado, la tecnología tiene la capacidad de ofrecer a los médicos la posibilidad de un mejor conocimiento del cumplimiento de la prescripción de los fármacos en sus pacientes, así como medir su eficacia. Esto supondrá una ventaja significativa para todos los protagonistas del ámbito de la salud: enfermos y especialistas médicos.

-Por lo que ha explicado, estos dispositivos pueden cambiar la manera en que los investigadores recogen los datos en un ensayo clínico, ¿cómo lo harán?

-Puesto que esta tecnología permite la adquisición de cierta información biométrica del paciente, así como la confirmación y la sincronización del medicamento que se dosifica, ésta podría tener implicaciones para la obtención de datos en los ensayos clínicos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada