27 enero 2010

El nuevo líder de Novartis, un veterano de la industria alimentaria, se centrará en los costos



El veterano presidente ejecutivo de Novartis AG, Daniel Vasella, se retirará del cargo pero permanecerá como presidente de la junta. La decisión le despeja el camino a su sucesor, Joe Jiménez, cuya larga experiencia en el sector de productos envasados encaja bien con el creciente énfasis de la industria farmacéutica por reducir costos.

Vasella, un suizo de 56 años, ha estado al frente de Novartis desde 1996 y la ha convertido en una de las mayores farmacéuticas del mundo en términos de ventas. Dijo que en su nuevo cargo como presidente de la junta, se centrará en prioridades estratégicas, entre ellas completar la compra por US$50.000 millones de la compañía de cuidados oftalmológicos Alcon Inc.

Jiménez, un estadounidense de 50 años, ha encabezado la mayor división de Novartis —su negocio de fármacos con receta médica— durante los últimos dos años, supervisando su fuerte crecimiento. Se unió a Novartis en 2007, tras pasar la mayor parte de su carrera en HJ Heinz Co., Clorox Co. y ConAgra Foods Inc.

Su ascenso al cargo principal en Novartis es relativamente inusual en el negocio farmacéutico, donde los presidentes ejecutivos suelen tener una carrera más larga en la industria. Vasella trabajó como médico antes de unirse a la industria farmacéutica.

Algunos analistas señalan que el nombramiento de Jiménez refleja la atención creciente que se le está prestando a la contención de costos. Novartis y sus rivales afrontan tiempos difíciles a medida que caducan patentes de fármacos estrella y que las compañías de seguros y los sistemas de salud estatales niegan la cobertura de medicamentos caros con cada vez mayor frecuencia.

En una entrevista poco después de unirse a Novartis, Jiménez dijo que la industria alimentaria respondía mejor a las oscilaciones en el mercado, entre ellos los cambios en las preferencias de los consumidores.

"Los márgenes son más bajos y uno tiene que ser más ágil", dijo sobre la industria de los alimentos.

"En el pasado, el sector farmacéutico no se centraba en restar los costos no relacionados al valor añadido porque el crecimiento era muy bueno", explicó.

En una entrevista telefónica el martes, Jiménez indicó que sus prioridades incluyen asegurar un saludable canal de producción de fármacos; mejorar las relaciones con las aseguradoras y otros grandes clientes de las farmacéuticas; y completar la compra e integración de Alcon, que crearía una nueva división con ventas anuales del orden de los US$8.500 millones.

Uno de sus objetivos más urgentes será gestionar el vencimiento de la patente del mayor fármaco de Novartis, la droga contra la hipertensión Diovan, que genera unos US$6.000 millones en ingresos anuales. La patente estadounidense caduca en 2012, en cuyo momento se espera que las ventas de Diovan se desplomen debido a la salida al mercado de copias genéricas.

Jiménez superó a Joerg Reinhardt, director de operaciones de Novartis, en la carrera por la presidencia ejecutiva. Novartis dijo que Reinhardt había decidido abandonar la compañía. Vasella calificó su contribución a la empresa como "fuera de serie".

Novartis anunció los cambios tras reportar que las ventas del cuarto trimestre aumentaron 28% a US$12.900 millones y las ganancias netas ascendieron 54% a US$2.300 millones. Los resultados se vieron impulsados por las ventas de la vacuna contra la gripe A/H1N1, que generaron US$1.000 millones en 2009, la mayor parte proveniente del cuarto trimestre.

Como se esperaba, Novartis dijo que Jon Symonds se haría cargo de las funciones de director financiero, en reemplazo de Raymund Breu, quien se jubila. David Epstein, que previamente dirigía la división de cáncer, sustituirá a Jiménez a la cabeza la división farmacéutica.

Vasella transformó Novartis desde que ayudó a crear la compañía a través de la fusión de dos empresas suizas en 1996. Ha señalado que su prioridad como presidente de la junta será completar la compra de Alcon, aunque no quiso revelar si contemplaba otras grandes adquisiciones.

Fuente: The Wall Street Journal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada