13 junio 2013

3 de cada 10 personas creen que los programas de fidelización piden mucha información personal

Los programas de fidelización, en especial los que se realizan a través de canales digitales, proporcionan beneficios tanto a los consumidores como a las marcas. Por un lado, los consumidores obtienen acceso a los códigos y las compras, y por otro lado las marcas pueden conseguir que los consumidores participen más.

Según la encuesta, Maritz Loyalty Marketing’s, de diciembre de 2012, el 7,4% de los usuarios de internet de Estados Unidos participó el año pasado en algún programa de fidelización. Dentro de este porcentaje, los retail programs son los que mayor porcentaje de fidelización tienen con un 1,7%. Las tarjetas de crédito y las compañías aéreas son las siguientes con un 1,3 y un 1,1% respectivamente.

La fidelización no está cayendo en picado, ya que el 70% de los consumidores dijo que la fidelización era parte de su relación con la empresa. Un 57% reconoció que los programas de fidelización afectaron a cómo y dónde hicieron sus comprar y que modificaron sus compras para maximizar los beneficios.

Sin embargo, en 2012 el 53% de los usuarios inscritos en programas de fidelización dejó de participar en, al menos, un programa, y un 7% solicitó abandonarlo.



Uno de los problemas que puede suponer la fidelización es que los clientes creen que se les pide mucha información personal. Según la encuesta, un poco menos de 3 de cada 10 lo cree y el 24% aseguró que una razón por la que no se inscriben es la privacidad.

Al preguntarles sobre cómo las marcas con las que mantenían un programa de fidelización habían utilizado sus datos personales el primer motivo fue para observar el comportamiento de amigos. Además, 2 de cada 5 encuestados encontró que la solicitud de información personal buscaba orientar al consumidor en torno a su demografía, lo que no gustaba a los encuestados.

Por último, la participación en programas de fidelización y la confianza en la marca no debería ser confundida, son aspectos independientes. Además, los resultados dejan claro que las marcas deben tener cuidado con los datos personales que piden para que los consumidores no sientan que les están pisando su vida.

Fuente: Marketing Directo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada