09 diciembre 2012

Cambie de mentalidad, su verdadero jefe ahora es su cliente




La mentalidad empresarial ha cambiado, o al menos está en proceso de hacerlo. Si el antiguo modelo contemplaba que el empleado trabajara para un jefe, ahora ese jefe es el cliente.

No se trata sólo de mirar al cliente con otros ojos, se trata de que las empresas se replanteen por completo el prisma con el que se mira al empleado, quien ahora pasa a ser alguien con capacidad propia para actuar, tomar decisiones y ser responsable de sus actos, prácticamente de la misma forma que lo es el propietario del negocio para el que trabaja. Y es que todos y cada uno de los empleados pueden ser su propio CEO, responsables de su propia estrategia, conocimientos, educación y marketing, como explica Jeremiah Owyang en Career Pathing.

Los jefes son los que tienen que ponerse a la cabeza de este cambio, animando a sus compañeros a no verle como un jefe, sino como un cliente. Y es que esta es la clave del valor de una compañía, dando poder a los empleados para equilibrar los resultados individuales con el trabajo en grupo. Los empleados tienen que tener autonomía para poder hacerse responsables de su futuro y poder tomar decisiones adecuadas y con conocimiento siempre que los superiores les hagan saber que creen en su experiencia y confían en ellos.

El problema es que no muchos departamentos tienen esta mentalidad. Las empresas que invierten tiempo y dinero en contratar a los mejores en su disciplina tienen que aprender que merecen ser tratados como los expertos que son.

Tanto empresas grandes como pequeñas es importante tener siempre en mente que la persona ante la que se rinden cuentas ya no es un jefe, es un cliente, y cada uno tiene que mirar su carrera como una compañía individual en la que él mismo es el CEO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada