05 febrero 2012

En un mundo con Twitter, los subalternos les dan clases a sus jefes

En el ámbito laboral, los mentores solían ser mayores y ocupar cargos más altos que sus pupilos, pero eso está cambiando. En un intento por que los altos ejecutivos aprendan de tecnología, medios sociales y las tendencias laborales más recientes, muchas compañías están armando parejas de altos gerentes y empleados más jóvenes en una práctica conocida como mentores a la inversa. La tendencia está despegando en empresas de varios sectores, desde el tecnológico hasta el de publicidad. La idea es que los gerentes puedan aprender algunas cosas sobre la vida fuera de sus espaciosas oficinas. Y las empresas afirman que un beneficio adicional es una menor rotación de personal, ya que los empleados más jóvenes no sólo obtienen una sensación de tener un propósito sino que también pueden dar un vistazo al mundo de la gerencia y tener acceso a los ejecutivos de más alto nivel. La práctica de mentores a la inversa fue dominada por Jack Welch cuando era presidente ejecutivo de General Electric Co. El ejecutivo ordenó que 500 gerentes de alto nivel buscaran subordinados para aprender cómo usar Internet. Welch mismo trabajó con una empleada que rondaba los 20 años y quien le enseñó cómo navegar la web. Los mentores más jóvenes "obtuvieron visibilidad", sostiene. Por estos días, los mentores les enseñan a sus discípulos sobre Facebook y Twitter. Spencer Osborn, gerente global del grupo de publicidad Ogilvy & Mather, afirma que sus mentores más jóvenes le han enseñado a hacer más atractivos sus mensajes en Twitter, que tenían la reputación de ser "muy aburridos", y le cuentan qué música está de moda. Osborn, de 42 años, considera que el conocimiento es valioso en el veloz negocio de la publicidad y cree que el programa también ha ayudado a elevar la moral y a retener empleados en la firma, ya que muchos mentores jóvenes afirman que sienten que ahora sus voces son escuchadas. Los mentores de bajo rango también han aprendido a hacer preguntas sinceras a sus discípulos. Una joven madre le pidió a Osborn consejo sobre cómo balancear su carrera con el cuidado de los hijos. Hacia el futuro, el ejecutivo imagina convertir el programa de mentores a la inversa de Ogilvy en una iniciativa global, usando herramientas como Skype y videoconferencias para conectar mentores y discípulos en las más de 450 oficinas del grupo. La tecnología y la mentalidad global están cambiando con tanta rapidez que los ejecutivos de mayor edad quieren ponerse al día, afirma Lois Zachary, presidenta de Leadership Development Services LLC, una firma de consultoría con sede en Phoenix, Arizona, que ayuda a las empresas a implementar programas de mentores. "Pero también ayuda a que la gente más joven se sienta cómoda en una empresa. Promueve la lealtad y genera confianza". Estos factores llevaron a los empleados más jóvenes de Hewlett-Packard Co. a solicitar un programa de mentores a la inversa. Aunque algunos ya habían establecido sus propias relaciones informales, la Red de Empleados Jóvenes de la compañía afirma que quiere formalizar el proceso en los próximos meses, comenzado por los varios miles de miembros que pertenecen al grupo a nivel mundial. Aún no se han decidido los aspectos de logística, pero probablemente involucren comunicación por la web. "Esta es una excelente oportunidad para hablar con las personas que toman las decisiones", dice Odile Kane, que forma parte del proyecto. Cuando hace dos años Cisco Systems Inc. empezó su programa de mentores a la inversa se convirtió en una insignia de honor, dice Janette Gibson, directora de marketing digital y social. Cuando se corrió la voz de que empleados de bajo rango estaban dando tutoría a ejecutivos de mayor nivel, otros pidieron ser incluidos. De todas formas, no todo es perfecto. A algunos gerentes mayores no les llama mucho la atención aprender de empleados más jóvenes. Fuente: The Wall Street Journal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada