29 mayo 2015

"El Che Guevara" un mito con pies ensangrentados


"Quien exhibe la imagen o el nombre del Che tiene sus motivos para admirarlo. Dicen que, ante un mundo tan centrado en la competición, en el éxito individual y en el dinero, es bueno recordar a alguien que dio su vida por una sociedad diferente.[...]

Pero el Che Guevara luchó contra las banderas que sus fans más defienden ...existen grandes contradicciones entre su vida y la admiración que inspira.[...]

El Che montó el primer campo de trabajo forzado de Cuba, en la región de Guanahacabibes, la más oriental de la isla, en 1960. La idea era reeducar por el trabajo a las personas consideradas inmorales por la revolución. "Nosotros mandamos a Guanahacabibes a la gente que no debería ir a la cárcel, gente que ha cometido crímenes contra la moral revolucionaria, en mayor o menor grado", dijo en una reunión del Ministerio de Industria en 1962. El campo sirvió de modelo para las Unidades Militares de Ayuda a la Producción (UMAP), que abrigaron cerca de 30 mil jóvenes en menos de una década. [...]

Ernesto Guevara de La Serna se involucró en por lo menos 144 muertes entre 1957 y 1959, período que comprende la guerrilla por la toma de poder en Cuba y el primer año de gobierno revolucionario.

El primer cubano asesinado directamente por el Che Guevara fue Eutimio Guerra, un campesino que servía de guía a los guerrilleros en Sierra Maestra. Acusado de ser un informante de las Fuerzas Armadas, tuvo la pena de muerte autorizada por Fidel en febrero de 1957.

Según el Archivo Cuba, fueron por lo menos 22 ejecuciones en la Sierra Maestra entre 1957 y 1958. Casi todas las víctimas eran miembros del propio grupo rebelde de Fidel Castro y el Che Guevara

Ni menores de edad se libraban de la pena de muerte instituida por el Che Guevara. A finales de 1959, un niño de 12 o 14 años llegó a la prisión de La Cabaña cuya acusación era haber intentado defender a su padre antes de que los revolucionarios lo matasen. Días después, el niño fue llevado al paredón con otros diez prisioneros. "Cerca del paredón donde se fusilaba, con las manos a la cintura, camina el Che Guevara de un lado para otro", escribió Pierre San Martín, uno de los prisioneros de La Cabaña. "Dio la orden de traer antes al muchacho y le mandó arrodillarse delante del paredón. El muchacho desobedeció la orden con una valentía sin nombre y se quedó de pie. El Che, caminando detrás del muchacho, respondió "que muchacho valiente". Y le dio un tiro en la nuca al chico. "

Resulta que el propio Che Guevara predicaba la necesidad de las ejecuciones, daba detalles sobre las mismas en su diario y admitía los asesinatos en público sin el menor pudor.

Incluso la mayoría de las biografías más adulatorias dejan entrever un poco de su psicopatía. Por eso no se puede entender por qué el Che Guevara, un hombre involucrado en por lo menos 144 muertes, según el mayor banco de datos de las dictaduras de derecha y de izquierda en Cuba, es venerado justamente por activistas que hacen protestas políticamente correctas contra la pena de muerte, la tortura, la reducción de la mayoría penal y la persecución política.

En los 15 meses que fue director del Banco Nacional, el Che iba a trabajar vestido con su uniforme militar verde oliva y revolver en la century (...), más de la mitad de los empleados abandonó el banco en menos de un año. "No me importa, se pueden ir, traeremos estibadores y trabajadores del cañaveral para hacer aquí el trabajo del campo", dijo el Che al subdirector del banco, Ernesto Betancourt.

El Che instituyó el documento que convertiría en un infierno la vida de los cubanos a partir de entonces: la cartilla de racionamiento para combatir la escasez de alimentos. Menos de dos años después de la Revolución, ya faltaban en la isla arroz, frijoles, huevos, leche, todos los tipos de carne y aceite. Fue como si los proyectos económicos de Cuba hubiesen sido trazados por alguien sin la menor noción de economía.

Como los grandes emprendedores ya se habían ido, habían sido expulsados o encarcelados por el régimen, no había personal calificado para hacer funcionar las fábricas ni materia prima para la producción. Incluso las fábricas que permanecieron abiertas dejaron de producir como antes por falta de materias primas o del interés de los administradores.

Pensándolo bien, la próxima vez que te encuentres con el Che Guevara en una camiseta, en la portada de un álbum de rock o en el bikini de una modelo, ve ahí la buena noticia. La imagen es una prueba de que vives en un sistema más libre que el defendido por el Che. No bien, en el viejo y tan criticado capitalismo democrático, las personas son libres para hacer con su vida lo que crean mejor, incluso errar. Podrías ver películas malas (no solo aquellas aprobadas por el gobierno), dejar de peinarte o trabajar 16 horas al día para comprar un coche nuevo. Podrías Incluso salir por ahí con camisetas con la imagen de uno de los asesinos más patéticos del siglo XX.


Adaptado de: "Historia políticamente incorrecta de Latinoamericana"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada